17.7.06

La serie infinita que comienza cuando algo muere

Este comienzo, debe estar entre las dos o tres cosas mejor empezadas desde que el universo es esta plancha con una resistencia rota. Las otras son las tetas de una vecina cuando vivía en calle Lamadrid, y la nuca de mi abuela Paca.


La candente mañana de febrero en que Beatriz Viterbo murió después de una imperiosa agonía que no se rebajó ni un sólo instante ni al sentimentalismo ni al miedo, noté que las carteleras de fierro de la Plaza Constitución habían renovado no sé qué aviso de cigarrillos rubios; el hecho me dolió, pues comprendí que el incesante y vasto universo ya se apartaba de ella y que ese cambio era el primero de una serie infinita. Cambiará el universo pero yo no, pensé con melancólica vanidad...”

Sobre Borges
Para leer "El Aleph"

4 comentarios:

Baterflai dijo...

Cambiará el mundo y los que se fueron ya no estarán ahí para verlo.

Maru dijo...

Me parece habértelo oído citar alguna que otra vez...
;)

Pvncho dijo...

yo no recuerdo haberlo dicho mucho

Maru dijo...

Mis tetas son más lindas que las de tu vecina.