15.11.06

Los sobrevivientes

Abuela Paca dice que hay que guardar las cosas, que en algún momento servirán, que uno nunca sabe, que ya se las va a dar a alguien, que no sabe porque pero hay cosas de las que no puede deshacerse. Abuela Paca dice que a veces las cosas son como los recuerdos, hay algunos que son importantes y uno entiende porque recuerda tal o cual cosa, pero hay veces que uno retiene con el paso del tiempo cosas insignificantes y sin encontrar una buena razón. La Paca sabe lo que dice, es vieja y a ella también se le fueron los años de utilidad, quizá sienta cierta hermandad con esas cosas ya sin razón de ser.

Busqué en mi depto. cosas que guardo sin sentido, sólo fotografié cuatro:

1- Pesa rellenable, tuvo sus años de esplendor allá por los años ´80, mi hermano la compró convencido que ese año se convertería en un atleta, que su cuerpo haría caer rendidas a las mujeres del pueblo. Después de muchas idas y vueltas, contando algunos intentos de retomar el sueño de tener músculos fuertes, la pesita descansa al lado de una puerta, sosteniéndola, para evitar que el viento la golpee.

2- Otro recuerdo de mi hermano, cuando le dice a la gente “yo jugaba al voley, todavía tengo las rodilleras, deben andar por ahí”. Mi hermano acostumbraba a ponerle a todas las cosas su nombre, por más anti-estético que esto fuera, ya borroso se puede leer nuestro apellido.

3- Tapita de cerveza de vale otra. No me convenzo de que la promoción terminó, y creo tener en una caja una botella de cerveza.

4-Celular, está hecho mierda y ya nadie lo compra, pero tiene unos botoncitos re lindos como para mezclarse con la comida del mediodía.

13 comentarios:

Max dijo...

varias cosas:
-si tuviera que fotografiar las cosas inservibles que guardo, necesitaría un fotolog entero
-yo también destapé una botella que tenía premio, aunque era de pepsi, y la promoción había terminado pocos días antes, y la botella había permanecido cerrada en la heladera desde bastante antes
-no conozco tu cara, pero siempre sospeché que seríamos buenos amigos
saludos

La Coneja dijo...

Vi las rodilleras "Procer" y casi llego al punto de la emoción.
Yo también fui una jugadora de voley y las tuve. Son las rodilleras más cuadradas, deformes, horribles y menos protectoras del mundo de las rodilleras, pero son queribles. Después de tantos torneos de mini-voley las "Procer" son amigas...

Anónimo dijo...

En un cajón de la cocina guardábamos unas botellitas de coca cola de chasco que venían de premio en alguna época. Una vez me las quise tomar. Después no las vi más. Seguro que se rompieron o mi vieja temió por mi vida y las tiró.

Yo tengo tantas cosas inservibles que no se por dónde empezar:
-La cassettera de la Commodore 64. La Commodore 64 está muerta y enterrada hace rato.
-Una caja llena de cassettes con grabaciones de "la venganza será terrible" de la década del 70 y 80 supongo. Yo lo escuchaba ahora y pensaba "antes era mejor", pero después los escuché y me di cuenta que eran malísimos. Las cosas en la memoria conservan un esplendor que a veces nunca tuvieron.
-Una fusta (???)
-Un teléfono de ENTEL!!!!

Chancho Piluqui dijo...

Los últimos cajones de la mesada son históricamente depósitos de objetos absurdos y perdidos. La piedra filosofal y el eslabón perdido deben estar en el último cajón de la cocina de alguien. Apenas llegue a mi casa, me fijo.

Salud!

Pvncho dijo...

max: lo peor es que yo destapé antes del fin de la promoción.

coneja: me acuerdo que cuando iba a verlo a mi hno estaba lleno de pibes con procer.

CB: recuerdo esas botellitas, yo no se que pasó con las mías. Seguro que espacio no le falta.

chancho piluqui: eso del cajón es una prueba de la crisis argentina, antes había una habitación que era llamada la piecita del despelote o quilombo (entre otros denominadores)

Maru dijo...

Mientras me mudaba la frase que más escuché fue: "Maru, no seas basurera!!!!!" porue guardaba (guardé) una cantidad de cosas inservibles que es terriblemente gigante. Así que... no sé. Capaz un día queden para un museo de cosas inútiles o algo por el estilo...

Pvncho dijo...

sí, y yo que te ayudé a mudarte lo sufrí. Oh my god poubre de mi.

Maru dijo...

Oh! Pobre Panchito. Ahora me da culpa ser basurera...

Pvncho dijo...

No fue nada lo hice con amor. Aparte las lastimaduras, el desgarro y los moretones al mes se fueron.

Maru dijo...

Ay! Pero qué cosha más linda!

Maru dijo...

:$

Perdón, no pude evitarlo.

Pvncho dijo...

:)

Lucas dijo...

Uhhh me acuerdo de la pesa y de las rodilleras!!! Me trajo recuerdos de cuando jugabamos en tu casa... wow, siguen viviendo!!