23.11.06

Piratas new age

Piratas piratas, eran los de antes. Andaban en barco, se cortaban la piel, tenían un ojo emparchado, un garfio, una pata de palo, olían mal, tenían un loro en el hombro; y así y todo les daba el tiempo para tumbar barcos y descubrir tesoros.

Los piratas de ahora son unos maricotas, entran al emule y ponen descargar, si se les tilda la máquina llaman al proveedor. ¡Qué piratas me hablan!
Pirata, pirata es el que tocó tierra firme y volvió al barco.


A propósito, una reflexión: me llama la atención que cada vez que hay una discusión sobre piratería de música no se tenga en cuenta que un cd es un objeto que ya fue, ocupa espacio, se raya, se lo prestás a un amigo y no te lo devuelve, los perdés, no lo podés encontrar poniendo un buscador, hay que ir hasta la disquería a comprarlo, cuando llegás a la disquería te olvidás el nombre del disco que querías comprar. En cambio el MP3 siempre está al toque, lo querés lo tenés.

Plantear que la gente vaya hasta a una disquería (caminando muchas cuadras y buscando manualmente en las góndolas) a comprar un objeto totalmente incómodo, me parece bastante absurdo. Así que no sean giles los dueños de disquerías, cierrenlas, nadie va a comprar más cds. Ya sabemos que después nos cagan, como hicieron con los vinilos y los cassettes; sacan una tecnología superior y te los tenés que meter en el tujes.

Pero nadie puede negar que seguimos siendo fetichistas y un original, con un librito nos mueve el piso. Hoy siento que el fetichismo ya fue.

7 comentarios:

Chancho Piluqui dijo...

Desde un punto de vista racional es cierto, resulta ridículo seguir sosteniendo el formato CD. Pero, además del fetichismo, hay algo más. Por lo menos me pasa a mí. A ver si puedo explicarlo.... yo tengo cds originales, cds de audio grabados y cds con mp3, y ésa es toda una jerarquía. Me pasa que asocio un disco que tengo al soporte gráfico del mismo. Cuando pienso en que tengo ganas de escuchar Pequeña Orquesta Reincidentes, en mi mente viene la imagen de la cajita con la portada, la foto fuera de foco de los muchachos, linda tapa. Si lo tuviera grabado, en mi mente se formaría la imagen de mi espantosa letra en la aséptica portada con renglones que la mayoría de los cds vírgenes traía, o en el peor de los casos, mi letra con fibrón escrita directamente sobre el cd. Y ya me dan menos ganas de escucharlo. Es más complejo el proceso, por supuesto, pero viene más o menos por ahí el tema.

Además soy fetichista respecto de la información, quiénes lo grabaron, cuánto tardaron, a quiénes agradecen, las letras, el sello, el estudio, las fotos, etcétera, etcétera, etcétera.... y así.

Abrazo Pincha, estimado.

Pvncho dijo...

la cosa de tenerlo en la mano, el hecho de que el librito sea una obra de arte independiente, eso es genial. Tal vez el verdadero problema sea que nuestras casas son muy chicas, si fueran más grandes tendríamos la sala de los CDs y todos estarían prolijamente ordenados, eso sería maravilloso (seguramente Charly Alberti, defensor de los CDs deba tener esa sala en su casa).

numaleon dijo...

Es cuestión de saber disfrutar del arte.

Maru dijo...

Y Abuela Paca?

Pvncho dijo...

numaleon: exacto, las grabaciones son un invento relativamente nuevo en la historia de la música, y basta leer Adorno para saber que opinaba la gente cuando estas surgieron.

maru: abuela Paca archiva su winco y sus discos, toca el piano y alguien le regaló un pasacaset que sólo usa como radio o para escuchar el condor pasa por Ariel Ramirez. Mi papá una vez la grabó tocando no sé que tema (una vez que mi papá se compró un grabador y grababa todo), desgraciadamente no sé donde mierda quedó esa grabación

Anónimo dijo...

Mas allá del fetiche el CD suena mucho mejor que el sonido comprimido del MP3. (Ni hablar del vinilo)

Pvncho dijo...

zaico: ese es un innegable punto a favor del CD, pero la fidelidad no dura tanto (al menos en mi experiencia) tengo muchos cds, que en alguna pista siempre salta un problema.