22.10.10

El índice bacalao

Este breve texto busca demostrar una relación directa e inversamente proporcional entre el consumo de bacalao y el estado evolutivo (?) de una sociedad.

Antes que nada quiero aclarar que no me liga ningún resentimiento cercano, ni conciente con dicho pez. Es decir, no hay ningún bacalao que me haya pedido plata y no me la haya devuelto, ni mucho menos la mafia del bacalao secuestro a mi viejo.

Ahora vayamos al grano. Si entre las preguntas de los censos nacionales incluyéramos ¿Cuales es la comida más fea? Notaríamos, sin que esto nos llame la atención, que el bacalao estaría en todos los países entre las tres comidas más feas.

Antes que nada, quiero aclarar que esto no es una mirada subjetiva mía; que yo no soy de esos tipos que dicen que no le gusta algo sin probarlo, no aparto la comida que no me parece tan buena, no pido que me cocinen otra cosa cuando hay algo que no quiero comer. Ni mucho menos soy de ese vomitivo sector de la población que cuando viaja a Sumatra lo primero que hace es buscar un McDonald´s.

No señor yo soy bien macho para comer, como lo que venga; y al bacalao lo he probado por varias viejas que dicen “vos porque no probaste el mío”; y si bien hay que reconocer que hay diferencias; los resultados varían entre “pasable, feo e incomible”. Y a todos los lugares que fui y me dijeron hoy comemos joroba de camello, yo conteste “venga” y terminé el plato.

Así que no me vengan a defender al pescadito. Si hay gente a la que le parece rico es porque si no le gusta después de lo que pago por los 100 gr, se corta hasta las pestañas.

Y acá nos adentramos a la segunda parte de la teoría, porque si bien el bacalao es feo, con esto no bastaría para servir como índice de nada, porque también el mondongo es impasable. Pero el mondongo cuesta dos mangos.

Lo inconcebible del bacalao es que es carísimo, más caro que el salmón rosado!!! Es como si ese invento del coto, el pernil de cerdo, fuese más caro que el jamón crudo. Cosa de locos.

Recuerdo cuando en mi casa escuchaba decir: “parece que el que venden en la carnicería del pocho, no es el noruego, está dificil este año por la corriente de sandunga parece que hay poco bacalao y está al doble” –vale decir que esto pasa desde que tengo uso de razón-. En esos casos yo rogaba que compren la imitación que vendía el pocho que desde luego era más rica e incluso más barata.

Pero no sólo es feo, además la cocción es una sesión de tortura. Creo que mi primer recuerdo nítido de esta vida es el de no querer entrar en casa de mi abuela porque estaban haciendo bacalao, eso pasó a una cuadra. El recorrer esos cien metros con las cataratas de vaho del exótico animal hundiéndose en mis fosas nasales, fue una experiencia que no puedo quitar de mi mente.

Ahora bien, si una de las comidas más desagradables es también de las más caras, consumirla ¿no es una prueba de boludes social?

Usted me dira:

- Vos no lo probaste hecho por Sanduga o va en gustos – Ya se lo dije: minga, lo probé de mil formas, lo que pasa es que vos te convences que es rico para no tirarte abajo de un tren por haber pagado tan caro algo espantoso y tantas veces.

- Respeta mis creencias, es algo religioso – las respeto, pero podés comer pejerrey, boga y hasta suhi, y es mucho más rico. ¿O acaso el bacalao se pesca rezando tres padres nuestros?

- Es una tradición – ahí radica la pelotudes ¿para que sostener una tradición tan baladí?

Entonces el índice bacalao demostraría que: cuanto menos bacalao consume una sociedad más se aleja de las tradiciones sin sentido y es capaz de construir cosas mejores que sus ancestros. (Claro que es sólo aplicable a sociedades con esta ridícula tradición) Y por lo tanto una sociedad más evolucionada.

Por eso cada vez que escuchemos que este año la venta del bacalao disminuyó respecto del año anterior, festejemos.

2 comentarios:

Maru dijo...

Tradición de qué es comer bacalao? Quién come bacalao? Creo que en mi vida me han dado de probar dicho pescadete. De qué estás hablando Willys?

Pvncho dijo...

De semana santa, vos porque sos una atea incorregible de cuna. Lo cual demuestra que mi teoría es cierta, venís de una familia evolucionada