1.6.12

¡Baja de este auto: eres demasiado cautivante! - Juan Rodolfo Wilcock


Esto debería haber aparecido ayer o antes de ayer, pero no pude, y no quiero perder el ritmo de publicación (aún de la cosas que no son mías). Acá va un texto bastante conocido de Wilcock que todos deberíamos tener a mano.

¡Y vete, eres demasiado enamorable!
Eres demasiada seda para este plástico roto,
demasiadas esmeraldas, hebillas con jabalíes,
y cuando al pestañear te acaricias la mirada
yo Ravenna y Pisa en un asiento
no sé de dónde comenzar a admirarlas,
ni sé conducir con un Tiziano al lado
que de reojo y lejos entre arbolitos
muestra como un secreto un agua azul
pero de un azul que no es más que una idea,
la idea del fondo que está más allá del fondo
de un laberinto como tú de belleza,
que del marfil te lleva a las perlas
y de las perlas a la espuma del mar
y de la espuma del mar... ¡Baja de este auto
eres demasiado cautivante!

No hay comentarios.: